Ficcionando mi vida o viviendo mi ficción?

before-sunrise psyche before sunrise 2 sunrise-3-610x339

Mañana de sábado. Tirada en mi nueva casa, en mi nuevo espacio, llenando el tiempo con la voz de Nina Simone y su grito de I’ve got life I’ve got my freedom que me pone la carne de gallina y me llena de esa energía rara que se reserva para las grandes ocasiones. Hace calor, casi no tengo ropa y el sudor se ha confundido en mi piel con lágrimas después de ver Antes del Amanecer y Antes del Atardecer. Sí, las he visionado así, de un tirón, porque después de leer entrevistas a Linklater, sentí la necesidad de ponerlas en el primer punto de mi lista de cosas que hacer para para sentirme viva.

Y también, así, de un tirón, han venido las emociones. En Antes del Atardecer se juega con la realidad y la ficción, los recuerdos, los hechos y las palabras, saltando esa trampa impuesta de que sólo existe un mundo posible donde malvivir. Y digo que se me han despertado cosas porque yo tengo 32 años y, aunque mi historia es totalmente diferente, llevo viviendo años de reencuentros y desencuentros que comenzaron exactamente hace dos lustros con un encuentro fortuito, el mismo lapso de tiempo que se produce en la ficción de las dos películas y en la realidad de los dos actores. Si comparásemos fotografías mías, ahora yo estoy algo más gordita, al contrario que Celine, y con la arruga de pensar sobre mi frente pero, gracias a los dioses, creo que mantengo la misma sonrisa de dientes imperfectos y la mirada clara, no demasiado enturbiada por la vida. Y como Jesse, me siento más segura y todavía tengo esperanzas en el mañana, porque el mañana es el ahora y ahora todavía estoy viva. Y como Celine y Jesse he mantenido conversaciones  sobre la vida, el amor, la música, el arte, la vida, la (des)esperanza que no quería terminar nunca, pidiéndo la última para estirar la noche o la tarde. Pero en mi caso no ha existido elipsis y hemos crecido juntos y nos hemos peleado, decepcionado, amado, odiado, echado de menos, echado de más, nos hemos sentido lo más cercanos que es posible sentirse cercano a otra persona, de la misma manera que nos hemos sentido incomprendidos y desbordados por las pequeñas cosas, el tedio de los lugares comunes, el cansancio de vivir las mismas situaciones una y otra vez y sentir que, después de todo, existe algo muy fuerte y poderoso entre nosotros que no resiste el contacto diario. Y como resultado, nos hemos encontrado con el cansancio por la lucha constante entre la decisión de seguir erosionando esa energía, o darle aire y permitir de nuevo la combustión, como en el típico experimento del libro de EGB, donde una vela se apagaba en poco tiempo si la tapabas con un vaso.

Hemos vivido juntos nuestra vida pero también reservamos un espacio íntimo y personal, necesario para no matar el interés y dejarnos vencer por la rutina. Pero eso no ha sido suficiente, hay algo que nos impide seguir con nuestra relación tal y como está establecida por las convenciones sociales, esas que todos desdeñamos pero de las que es muy difícilde sustraernos. Si quieres a alguien, ¿tienes que vivir con esa persona, sólo relacionarte con ella? Pero, ¿qué significa querer? ¿Por qué aceptamos que la magía y la pasión desaparece con la rutina y el tiempo? Creemos demasiado en el determinismo y en los manuales de autoayuda y muy poco en nosotros mismos y nuestra capacidade de sugestión, de magía…

Ahora estrenan Antes del anochecer, y siguiendo con la misma filosofía tendria que verla con él dentro de 10 años y seguir mezclando realidad con ficción, aunque no creo que pueda esperar tanto y sé que a él no le aportan nada estos experimentos, sino que le ponen más triste. De momento me quedo con mis reflexiones, con mis sentimientos y ya que no hay una sola persona para cada uno, por lo menos pienso que tuve la suerte de encontrar algo muy especial por lo que seguiré luchando para mantener y , aunque no sé de que forma ni de que manera, trataré de evolucionar mis sentimientos hacia un territotio desconocido y confuso y no voy a cerrar la puerta. Va a ser duro, pero sería más duro clausurar y tirar la llave. El dolor no siempre es malo, nos mantiene vivos y es necesario para luchar por nosotros y por la vida que queremos. Y dejaré para otro momento hablar de las películas también en términos cinematogáficos, que tiene mucho que disfrutar.

No puedo imaginarme el mundo, mi mundo, mi vida, sin arte, sin películas, sin música que me ayude a sacar emociones, dolor, sonrisas, euforia y es algo que aprendí contigo. Gracias Richard, Ethan y Julie. Gracias Nina. Gracias encanto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s