Tardes románticas y lluviosas de manta y películas

Hay días buenos y días malos. Hay días en los que simplemente llueve, está oscuro, el pijama se transforma en tu segunda piel y el accesorio más cool del salón es la mantita de Ikea, buena, bonita y barata que todos tenemos en casa.

Y días en que recuerdas por qué te gusta ver películas y te preguntas, me pregunto, la razón de que no haya una vida paralela cuya única actividad computable consistiese en ver películas, para comentarlas, destrozarlas y amarlas. Todo ello rebosante de pasión, porque seamos sinceros, si te gusta mucho una película y hablan mal de ella, no lo aguantas, te sientes como si insultaran a alguien a quien quieres mucho y aunque te proporcionen varias y válidas razones de otro punto de vista, no podrás ni tan siquiera aceptarlas, porque ya estás enamorada irremisiblemente de esa vida tan artificial que parece más veraz que la real.

En estos instantes estoy experimentando un subidón de cine y de comedia romántica tras visionar Primos, 500 días juntos y Medianoche en París. Estas tres historias contienen tres visiones del amor de personajes masculinos con experiencias vitales diferentes pero con bastantes puntos en común en referencia a sus relaciones con las mujeres. Yo creo poco en los estereotipos de los géneros, eso que se perpetua siglo tras siglo y que sin darnos cuenta copiamos como idiotas, lo que no significa no ser consciente de ciertas diferencias. Y hoy en día con tanto jaleo de roles, genéticas y demás niños muertos, resulta complicado tanto ser mujer como ser hombre, aunque de maneras distintas, eso sí.

En Primos los protagonistas son niños grandes que no quieren crecer, o por lo menos prefieren dejar que la vida tome decisiones por ellos; en 500 días el chico quiere ser arquitecto pero como no le ha salido bien en los primeros intentos, se dedica a escribir frases en tarjetas de felicitaciones y a esperar a que un día el destino le conduzca hasta la mujer perfecta; y en Medianoche el guionista quiere ser novelista, pero su libro no funciona porque en realidad solo ha cambiado el nombre de su ocupación, no su forma de vida. Tomar decisiones es lo más difícil que existe, las de verdad, esas que cambian tu vida, te enfrentan a tus miedos y obligan a mirarte en el espejo que refleja todas tus contradicciones. Porque crecer es muy difícil y elegir entre diversas opciones también, sobre todo guiándose por lo que uno quiere y no por lo que quieren los demás. Muchas veces, los chicos achacan las complicaciones de la vida a su relación con las mujeres, pero en realidad los problemas residen en ellos mismos y en discernir que futuro quieren. En este punto cabe reconocer que, por lo general, las chicas suelen saber mejor lo que desean y que a los chicos le resulta más fácil subirse al carro que plantearse las cosas seriamente. Pero una vez se dan cuenta de lo que conlleva la decisión tomada, se encuentran que no es tan fácil bajar del vehículo en marcha que ellos mismos ayudaron a arrancar. Y ahí comienzan los agobios.

En estos filmes los chicos son sensibles, sufren, padecen, pero por su culpa, independientemente de la mujer que lleva aparejado ese sufrimiento. En Primos, el abandonado en el día de su boda no se aclara porque en realidad quiere a dos mujeres, en 500 días el chico no acepta que la chica no quiere tener una relación sería, porque alberga el convencimiento de que cuando le conozca se enamorará de él (rasgo que se suele achacar a las mujeres) y en Midnight el aspirante a escritor se va a casar con una mujer con la que claramente no comparte nada, pero no es capaz de rebelarse ni sacar su orgullo para luchar por su identidad. Y ocurre que para ayudar a estos chicos con su lío mental, una voz femenina les descubre la otra cara de la luna, más oscura, más madura pero más difícil de aceptar (aunque en el caso de la película de Allen esta figura se diluye con la presencia de la fauna del artisteo parisiense de los años veinte). Ojalá las mujeres fuéramos siempre tan maduras como los hombres quieren pensar, pero en realidad no es más que una pose, una solución de emergencia porque se sabe que alguien tiene que serlo, estemos o no preparadas.

Empezar una relación es muy fácil, pero aceptar que se ha terminado es tan laborioso como llevar una dieta a buen puerto. Vamos, que comerte las tropocientas calorías de un Big Mac es mucho más rápido, sabroso y placentero que conseguir bajar esas mismas calorías de tu peso corporal. Por lo menos en algunos casos, porque en las tres películas, al final, cada oveja encuentra su nueva posible pareja de manera sorprendentemente rápida, como si el organismo masculino necesitase poco tiempo para metabolizar esa opresión en el estómago y ese ahogo en el pecho que se tiene cuando algo se ha acabado, y fuera capaz de admitir sin reparos nuevo aire fresco para ventilar el corazón. Aunque personalmente creo les sucede más a los hombres que a las mujeres, reconozco que nadie está cómodo estando a solas con sus miserias demasiado tiempo, y que necesitamos tener la ilusión de una nueva mirada para sentirnos mejores personas y pensar que valemos la pena. Lo que nos lleva al mismo punto, porque hasta que no estemos en paz con nosotros mismos, nunca lo estaremos con los demás y sólo mirando hacia el interior podremos resolver el exterior.

Tras esta parrafada podéis llegar a la conclusión de que el visionado continuado de películas en un corto espacio de tiempo somatiza a las personas. Pero no os preocupéis, en el fondo es una actividad inofensiva, lo verdaderamente peligroso es no soñar.

Advertisements

3 thoughts on “Tardes románticas y lluviosas de manta y películas

    • Suponía que la película que te había encantado era la de 500 días. Yo me la perdí en su momento pero tenía bastantes ganas de verla.
      Y que te pareció la de Allen? Yo me la esperaba peor, no es de lo mejorcito pero entretiene bastante. También influye que el París de las vanguardias me atrae bastante…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s