(Des)Planificando de madrugada


Hoy iba a hacer muchas cosas, pero me he quedado dormida a las nueve de la noche. Hoy iba a descansar, pero son las dos y media y no puedo dormir. Quizás sea el resultado de vivir la espera, el periodo de transición entre acontecimientos, donde se trabaja para que las cosas funcionen sin saber a ciencia cierta cual será el resultado y cuales de tus planes tendrá el final más feliz. Planificar la vida es un actividad curiosa, me encanta gastar horas de mi tiempo maquinando planes aún sabiendo que el momento se impone, que la realidad se abre camino en la ficción y sintiéndome feliz por crear un mundo paralelo que sólo existirá en mi imaginación. Por eso cuando planificas una secuencia antes de rodarla, al menos en mi caso, sabes que nunca verá la luz exactamente como la tenías concebida, sino que será transformada por esa cosa que llamamos vida, que late más allá de las formas y los esquemas preconcebidos.

Y lo mismo sucede con las decisiones que tomamos, una sabe desde donde parte y el destino deseado, pero es imposible predecir el camino y menos aún pretender que el final del mismo coincida con tus previsiones. Y eso es duro, porque tenemos que admitir que queremos que todo salga a nuestra conveniencia y que en el fondo seguimos siendo niños que buscan la seguridad del beso de nuestra madre antes de irnos a la cama. Pero también de niños tenemos curiosidad por saber que hay más allá, por conocer que se esconde tras el calor de los muros de nuestra casa y es ese impulso el que debemos conservar y alentar, porque de otra manera levantarse cada mañana será un esfuerzo vacío, sin esperanzas, ni sueños.

Algún día terminaré de montar el corto, ese que tenía planificado estrenar antes de venir a Londres y que pide a gritos salir a la luz, porque se lo debo a la parte de mí que lucha quijotesca contra la existencia planificada que nos impone, no sólo algo tan abstracto como la sociedad, sino las personas que más nos quieren en su afán de evitarnos ese sufrimiento tan necesario que es vivir. Es hora de poner en práctica lo que tanto tiempo he planeado. Y que pase lo que tenga que pasar, porque suceda lo que suceda, sé que cuento con gente maravillosa a mi alrededor que no me dejará caer.

Pero lo primero es dormir… Mañana veremos…

Advertisements

3 thoughts on “(Des)Planificando de madrugada

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s