Sin título

Es el último que cojo

hace un rato que me engaño,

mi cuerpo, privado de tus besos

se alimenta como puede

de una caja de bombones vacía.

Esta manta es delgada,

me cubre apenas los huesos,

ojalá fuera solo esa

toda la desnudez que me acompaña.

Y entre las rendijas

se cuela el frío,

y tu calor ya no resbala

entre las de curvas de mi pecho

entre la humedad de mis entrañas.

Los murmullos de la noche

realizan su llamada,

pero ya no me apetece

quemar las fuerzas

en fuegos que pronto se apagan.

Moraleja, asistir a conciertos de cantautores es malo para la salud mental, para la poesía en general y para mi glucosa en particular.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s