No me toques las palmas que me conozco

Sábado noche. Sala Sol. Concierto de Freedonia, grupo de soul, jazz, disculpadme puristas por mi falta de conocimientos musicales a la hora de establecer etiquetas. Una cantante con personalidad, una banda conjuntada y un público entregado. Durante unos instantes mis neuronas se rebelaron y, en lugar de abandonarse con la música, comenzaron a intrigar sobre las cosas que valen la pena disfrutar.

Como por ejemplo escuchar música en vivo; ver alguna pelicula cuyo recuerdo permanezca varios dias después; quedar con amigos que hace tiempo que no ves; desayunar, comer o cenar en ese sitio al que nunca vas, pero querrías entrar cada vez que pasas por delante; sexo en compañía que provoque temblor de piernas; reír hasta que salten las lágrimas; dar o recibir un abrazo muy fuerte, de esos que te mueven por dentro; pasear sin rumbo fijo y sin prisas mientras el mundo sigue girando.

Y seguro que existen muchas más…

Advertisements

One thought on “No me toques las palmas que me conozco

  1. Si es que tengo un despiste importante, la sala sol está al lado de la casa de mi novio, en la calle jardines…y no me enteré de este concierto grrr

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s