Ceguera diaria

Aprender es un placer que no se enseña, ni se disfruta ni se paladea, porque no sabemos ser conscientes de ese momento mágico en el que un rayo de luz, o de sombra, crea un impulso eléctrico que abre la mente y los corazones.

Advertisements

2 thoughts on “Ceguera diaria

  1. Discrepo, antes si que era cierto que no me daba cuenta, pero ahora, veo cuando aprendo e intento disfrutarlo. Incluso cuando aprendo a las malas que es cuando mejor se aprende y nunca se olvida, podría nombrarte todo el ambiente que rodeo ese momento; para empezar te diria que lo ultimo que aprendí fue este martes en una cafeteria de dos plantas donde intenté sin exito charlar con una amiga de algo que no fuera el trabajo.
    Aprendí a no ser tan gilipollas, al menos de no ser tan gilipollas de creer en una cosa y que me enseñaran otra.
    Ultimamente, y cierro este momento de desvario, no me canso de repetir que antes entendía a las mujeres, ahora ya no.
    Buen finde.

  2. Me alegro que disfrutes aprendiendo, no todo el mundo es capaz. Independientemente de mujeres u hombres, yo hace tiempo que no comprendo al ser humano en general y a la gente en particular…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s