Alimentando el espíritu

Uno de los tópicos de la vida moderna es que la depresión se combate con un consumo desmedido,ya que tendemos a compensar con cosas materiales nuestras carencias espirituales, sentimentales o emocionales. Y en época de rebajas eso es un peligro considerable.

Esta semana mi ánimo estaba bajo mínimos y después de recibir la nómina, decidí, por primera vez desde que me independizara, llenar el carro del super con comida hasta arriba sin mirar el dinero que ello conllevaba. Y reconozco que me lo pase genial ordenando todo lo que habia comprado, por lo que he decidido que en momentos de bajón iré directamente al supermercado y por lo menos alimentaré bien mi cuerpo si mi espíritu anda flojillo de energía.

Y no necesito seguir el consejo de El arrebato, búscate a un hombre que te quiera, que te tenga llenita la nevera, porque yo misma me basto y me sobro…

Buscando algo nuevo que cocinar, he encontrado esta web de recetas bastante práctica. Dios, ¿me estaré reconvirtiendo en una maruja?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s