El origen de los cuatro elementos

El mito yorubás presenta el mundo generado por dos fuerzas: una de expansión, identificada con la luz, de caracter maculino; y la otra de contracción, identificada con la oscuridad, de carácter femenino. Estas fuerzas restablecen un equilibrio, una no puede anular a la otra.

Estas fuerzas provienen de un lugar mítico conocido por los yorubás como la casa de la luz, donde habita una sustancia invisible que transforma la potencia espiritual en una realidad física. Estas, unidas, logran un equilibrio perfecto en el amanecer y el atardecer de la vida. La fuerza que se mueve entre la luz y las oscuridad, tiene una doble naturaleza, positiva y negativa. Cuando estas dos fuerzas se unen originan una tercera, perfecta en sí misma denominada aché, en él se funden los elementos primordiales que forman el personaje mágico universal: el aire, el agua, la tierra y el fuego. Esta fusión es capaz de generar una nueva vida o existencia, que estará avalada por un oricha, el cual posee las energías necesarias del principio de la existencia, el principio de la realización y el principio que determina la orientación de las cosas. Por eso la fuerza o el oricha que influye en la formación de la nueva vida es el ángel de la guarda de la persona. 

Fragmento del libro Los orichas en Africa de Adrián de Souza Hernández

Lo compré en el aeropuerto de La Habana mientras esperaba el vuelo retrasado. Ha llovido. Casi dos años.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s