(Tic Tac, Tic Tac) El curioso caso de Benjamin Button

El tiempo se escurre entre los dedos, se cuela dentro el cuerpo, filtrándose por los poros de la piel, en cada sonrisa, en cada caricia, en cada palabra… Poco a poco, con mucha paciencia, nos transforma hasta casi borrar las huellas de lo que fuimos.

No somos inmortales, ni lo son nuestros sueños, ni nuestros amores estarán en nuestro corazón para siempre. Simplemente tenemos que sentir que esto ha valido la pena.

El cine es tiempo, el tiempo es vida, pero el cine no es la vida. Eso sí, vale la pena invertir casi tres horas de tu vida en una película difícilmente clasificable, extrañamente serena, salpicada con toques fantásticos que nos remiten a un cuento, con preguntas sin respuestas y cuya moraleja no nos hace ser mas felices, quizás, como mucho, un poquitín mas sabios…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s